En Cádiz, una villa al borde del mar. La arquitectura emerge como una plataforma de piedra.

La Villa, diseñada por el Estudio Alberto Campo Baeza, se eleva como un avión infinito al borde de las aguas del Océano Atlántico, construida como si fuera un muelle en la costa. La estructura de travertino se funde con la arena y la piscina parece un continuo del mar

La casa fue construida como si fuera un muelle en el paseo marítimo, un podio coronado por un plano superior horizontal. Un plano horizontal alto, construido en piedra, en travertino romano, se funde con la arena. Para materializar este plano horizontal elevado, que es la habitación principal de la casa, se construyó una gran caja de 20 metros de frente y 36 metros de profundidad

Cerca se halla una antigua ciudad romana y en su honor la casa fue construida, como una acrópolis de piedra, en travertino romano. Para que esa plataforma tenga más fuerza, la estructura se incorporó a la roca del suelo separándola de la carretera. La entrada a la casa, a través de esta pared, es como una "trinchera" de escaleras talladas en el plano de la plataforma. En la plataforma de piedra desnuda, tres paredes protegen los “hombros” y los lados del edificio del fuerte viento imperante

Gallery